La entrada

-No podés hacer que sea un sueño porque esto es real.

-Pero me quedé sin ir a la obra de teatro, dicen que es la mejor de la historia.

-No quiero pincharte pero es una farsa en la que los colores brillan y los payasos lloran.

-Encima te burlás. Nunca más va a haber funciones y me quedo sin ir por tu culpa.

-No, hacete cargo. Yo tenía mi entrada y traté de comprar una para vos.

-Sabés que yo no puedo, no tengo tiempo. Tendrías que haber comprado dos directamente, no una y después preguntarme.

-Hice lo que pude. No soy tu mamá.

-Vos me quisiste dejar afuera.

-Ya te expliqué que el loco vendía entradas truchas. Parecían impresas en papel higiénico.

-Lindo momento para hacer chistes mientras me quedo afuera de la historia.

-Tranquilizate, la gente está mirando.

-Qué me importa, que miren así se pasan de su parada, si deben ser unos pelotudos como vos.

-Loco, vos no sabés.

-Te dije que las compraras, la oferta era genial.

-Pero iba a comprar una mentira, esa entrada era una mentira.

-Quizás en el teatro también se la creían.

-No tenés nada para decir pero no te sabés callar.

-Es que hay algo que no me contás, que ocultás.

-¿Querés mi entrada así te callás?

-Sí, dale.

-¡Ni loco!

¿Y para qué me la ofreciste?

-Para que me dijeras que no y se terminara esta charla.

-Vos me dejaste afuera para recordarme toda la vida lo que me perdí. Querés equilibrarte.

-¿De qué hablás?

-De Lucía

-¿Qué Lucía?

-Sabés

-No sé.

-Sabés.

-Esperá… ¿la tetona del otro turno?

-¡Viste que sabías!

-Te la dejé para que debutes de una vez.

-Sí, claro, como me quisiste dar la entrada recién.

-Mirá cómo te rompo la entrada en la cara boludo.

-NO, NO, NOOO.

-Ya está, no va nadie.

-Pero yo quería que fueras.

-Sí, como seguro querías que Lucía te rechace y no ponerla nunca.

cartas ocultas

Sobre Fugas y obsesiones

Blog literario y de híbridos. Fugas ficcionales y obsesiones cotidianas. “Quiero transformar sus vidas en obras de arte, aunque estoy seguro de que jamás se tomarán la molestia de leerlas”.