Salió Nadie muere antes de tiempo y el blog renace

El viernes 27 de noviembre de 2015 presenté Nadie muere antes de tiempo, mi libro de cuentos. Es el primero de muchos que vendrán.

El 20 de octubre de 2014 publiqué mi anterior posteo en este blog. Fue el último hasta este que estás leyendo ahora.

En todo ese tiempo entre una fecha y otra estuve escribiendo, reescribiendo, editando y corrigiendo por mi cuenta y con la gran ayuda de Santiago, mi editor de Modesto Rimba, la editorial que apostó por mis humildes historias.

También estuve escribiendo otro libro que solo tiene cuentos de fútbol. Lo presenté a un concurso temático y por supuesto lo perdí (¡qué sorpresa!).

¿Exageré dejando sin vida el blog? Definitivamente. Podía haber seguido alimentando este blog que tanta alegría me da. Confieso que dejar de postear no fue una decisión consciente. Ahora vengo a revivirlo, pero con algunos cambios conceptuales. Seguramente deje de ser tan solemne como antes, donde solo publicaba cuento terminados y en teoría dignos de ser compartidos, y pase a ser algo más informal donde las fugas y obsesiones aparezcan en cuentos, textos, noticias y cosas, por decirlo de alguna manera bien general.

Empecé la presentación del 27 libro diciendo… hmmm, mejor no les cuento, pronto habrá más presentaciones y seguro repita los chistes que funcionaron porque no se me van a ocurrir otros.

En el libro hay 24 cuentos. Muchos están en este blog y varios no. Imagino que un lector atento notará las diferencias que hay entre las versiones de Fugas y obsesiones y las de Nadie muere antes de tiempo. Supongo que un lector desatento no lo advertirá. Y las dos cosas están bien, lo que en realidad importa es que compren mi libro y yo me haga millonario. Pronto va a estar en muchas librerías.

Les dejo unas fotos de lo que fue el evento en Dain Usina Cultural, donde la editorial Modesto Rimba presentó siete nuevos libros. Las fotos de muy buena calidad son de Lionel Federico Cejas.

DSC_1184

1 4 37 38

 

Sobre Fugas y obsesiones

Blog literario y de híbridos. Fugas ficcionales y obsesiones cotidianas. “Quiero transformar sus vidas en obras de arte, aunque estoy seguro de que jamás se tomarán la molestia de leerlas”.